escultura corazón soy possenti y escudo pasionista

El maestro Bruno Porfirio del Olmo Castillo donó al Instituto su talento, creatividad y esfuerzo proyectados en una escultura monumental que hemos llamado Corazón Soy Possenti y en la cual el maestro escultor ha querido plasmar la vida  y los sentimientos que brotan del ser Possenti, configurando en su escultura una serie de corazones enlazados, haciendo alusión abstracta al corazón del escudo original de la Congregación religiosa de los sacerdotes pasionistas.

El corazón es considerado en la antropología filosófica el nucleo de la intimidad humana. Es el lugar interno de todo ser humano en el cual residen los sentimientos positivos y negativos, ideas, proyectos, planes. Es el lugar donde cada uno se encuentra consigo mismo.

Por lo anterior, cobra sentido enlazar un corazón con otro, de modo armónico, solidario. La escultura del maestro Porfirio expresa precisamente esas ideas: “mi corazón, en el ser Possenti, está muy junto al tuyo”, “Contigo, con tu corazón, Soy Possenti”, “Como maestros, alumnos, padres de familia, directivos, administrativos, personal de apoyo a la educación, somos seres únicos, distintos, irrepetibles; cada uno con un corazón propio, pero todos unidos en un mismo ser, quehacer y sentir: somos de corazón, comunidad Possenti”.